Taylor Swift en la industria del pop es algo así como Mario Vaquerizo en la televisión española: uno se la acaba encontrando incluso en lugares donde no pinta absolutamente nada. Taylor Swift es protagonista de los Grammy, pero es que también es protagonista de la liga de fútbol. Es un poco como aquel capítulo de Los Simpson en el que el Sr. Burns compra todas las cadenas de televisión y termina incluso haciendo la serie del Hombre Abeja en español.

Pues bien, Taylor Swift es también indirectamente protagonista de la batalla por el… erm, #2 de Billboard esta semana. El #1 lo tiene en sus manos, y salvo sorpresas y remixes, Jack Harlow con ‘Lovin’ On Me’, pero el podium restante podría quedar entre lo nuevo de Kanye West, ‘Carnival‘, y uno de los dos nuevos singles de Beyoncé, ‘Texas Hold ‘Em’. Curiosamente, por debajo de ellos dos estaría ‘Cruel Summer’, de Taylor Swift.

Pero no es por la presencia del tema que ella es la que podría inclinar la balanza a favor de Kanye o de Beyoncé. Es, como ocurre habitualmente, por una de sus narrativas. La de sus amistades y enemistades, la más maníquea de todas y la que, desde hace más de una década, más living tiene a sus fans. Vamos a explicarnos:

Hace unos días, Kanye West publicaba que había llegado al #1 de los artistas más escuchados de Spotify. ¿A quién destronaba? Evidentemente a Taylor Swift, que un día después volvería a liderar -para algo ha publicado 126 álbumes en los últimos 15 días-. Y claro, se abrieron los infiernos del fanbase de la artista, con todos maldiciendo a Kanye por compartir que era #1 en Spotify, viéndolo como un shade a la americana.

Claro que, también, pedimos a los seguidores de Swift que varíen un poco sus historias y no saquen de quicio cualquier gesto, pero es que en ‘Carnival‘, Kanye vuelve a citarla. Hijo, mira Nicki Minaj la facilidad que tiene para encontrar némesis… pasa página tu también, que esto en vez de un beef empieza a parecer toda la industria vacuna.

Y aquí es donde entra Beyoncé: en redes sociales, viendo la posibilidad de que ‘Carnival‘ se haga con el #2 y supere a lo nuevo de la artista, los swifties se están movilizando para que sea ella la que quede por encima. Ya lo avisamos hace unas semanas, cuando Beyoncé acudía al estreno de ‘The Eras Tour’ en cines: Beyoncé otra cosa no, pero es lista. No es que previera esta situación, obvio, pero sabía que la alianza con Swift le saldría rentable a corto plazo. Beyoncé, que es una mujer que acude a los Grammy sólo a recogerlos y volverse a marchar, se comió la película de la Swift e incluso hizo una buena performance palomitera a su lado. Algo que -obvio- se repetiría después en el estreno de ‘Renaissance‘.

Visto el panorama, Kanye ha movido ficha y ha compartido un comunicado en redes sociales:

«Cuando dije que ‘me sentía Jesús’ ni siquiera estaba pensando en Taylor Swift, hay un verso entero delante de ese, pero gracias por la promo gratis igualmente. Este disco es positivo, divertido y triunfal.

(…) Este último año ha sido tremendamente complicado para mí, mi mujer y mis hijos. (…) Lo que me recuerda al maltrato que sufre la gente por el color de su piel.

Recordad que estuve al lado de Taylor cuando Scooter compró sus masters a sus espaldas. Ella y Beyoncé son inspiraciones para cualquier músico y siempre comentamos cómo ambas hacen sold outs de sus tours y películas. De paso, creo que he sido de mayor ayuda que perjuicio para la carrera de Taylor. A todos los fans de Taylor Swift: no soy vuestro enemigo. Tampoco es que sea vuestro amigo.»

El tono habitual de Kanye West no es el de desesperación de cara a la galería. Y con el disco yendo a rondar las 200.000 unidades en Estados Unidos, es curioso que lo haya empleado para llevar el single al #2. Del speech, pues qué decir: la carta racista cuando lo ha sido él más que toda la sociedad este último año, «mi mujer» cuando lleva separado siglos, «este disco es divertido»… claro, Kanye. Lo que tú digas.

Pero ya está ahí: Kanye West ha tratado de frenar, posiblemente por primera vez, la narrativa de Swift porque le perjudicaba. O más bien porque favorecía a Beyoncé, que sin mover un dedo, hacer un statement o moverse de casa, ve como la maquinaria ya está en marcha a su favor. Todo porque, hace unas semanas, tuvo la suficiente inteligencia para ver un estreno en cines.

Por ahora, ‘Carnival‘ sigue en el #2 de las predicciones del Hot100, pero anoche Beyoncé libero los instrumentales y acapella de ‘Texas Hold ‘Em’, que ya están entre lo más vendido en digital. Y las ventas digitales, aunque sean bajísimas en Estados Unidos, pueden cambiarlo todo en la semana de debut.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies