Que Olly Murs será #1 esta semana en las listas británicas es más o menos un hecho. Por mucho que las ventas navideñas puedan animar un poco el cotarro -un poco, porque ya ni en estas épocas el físico sufre un boost tan importante-, es complicado imaginar un panorama en el que Murs no consiga colar más de 25k de su nuevo álbum, ‘Marry Me’, como para llevarlo al liderazgo.

Sin embargo, lo de Olly Murs llega en su peor momento con mucha diferencia: tras cuatro años de silencio discográfico, su séptimo álbum de estudio le ve pasar de RCA a EMI con nefastos resultados hasta el momento. Y es que hasta el último álbum, ‘You Know I Know’, que era una suerte de ‘Greatest Hits’ con un nuevo disco añadido como reclamo extra -o viceversa-, todos los singles de Olly Murs habían conseguido asomarse a la lista británica. Todos, sin excepción. Su peor dato fue el #93 de ‘Beautiful To Me’, el cuarto single de su cuarto trabajo.

Pero ninguno de los tres lanzamientos que ha precedido a ‘Marry Me’, ha asomado el hocico al top100 del mercado inglés. Es más, sólo dos de ellos figuran entre los diez temas más populares del artista en Spotify, y lo hacen en el #8 y #9 de su top, ahogados por el catálogo antiguo. El single con mayor reclamo la era, ‘Die Of A Broken Heart’, apenas supera el millón de reproducciones. Prácticamente lo que el #1 del Spotify británico de turno conseguiría en sólo día y medio, por ejemplo.

La situación de Olly es un caso curioso, porque no es que el público británico lo haya perdido de vista -continúa trabajando en el televisión- y los álbumes que han precedido a este se han vendido como churros. Su último disco, que es el que peores cifras maneja en su curriculum, superó aún las 300k. Hasta 2014, todos sus álbumes vendieron más de 800k, con los dos primeros por encima de los 1,3 millones.

El declive arranca en 2016 con las más de 400k de ‘24 Hrs‘, pero aún y con esas son cifras que ahora mismo se antojan complicadísimas para el artista. Veremos si la Navidad y el multiformato le sirven de balón de aire al disco, pero a largo plazo las cosas no pintan tan bien para Olly.

Puede que este sea ya su primer álbum de lo que con un eufemismo muy digno llamemos ‘artista consagrado’, ese que es capaz de venderte un tour pero no necesariamente gracias a los nuevos temas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html