Nada, que meses después del Vegas-Gate de Adele, la cantante sigue pensando que tomó la mejor decisión posible. Resumamos el caso antes de saber qué es lo último que ha comentado al respecto:

  • Adele programó una serie de shows para presentar ’30’, que debían ir del 21 de enero a abril en Las Vegas.
  • Las Vegas la ciudad americana, no el plural de las posibles cantantes de ‘OT 2002’.
  • El mismo día en el que debía dar el primero de los shows, Adele anuncia suspende la residencia.

Según las declaraciones oficiales, porque «por causas de Covid se habían retrasado plazos de entrega de diferentes sets». Bien, sabemos que eso es trola porque hubiera suspendido un par de shows por eso, no toda la residencia. Y segundo, sabemos que es trola porque, amigas, que se habían retrasado las cosas lo sabría, imaginamos, días antes del primer concierto. No esa misma mañana, sorprendida con un croissant en la mano: «¿¡Cómo?! ¿¡Que no ha llegado la muñeca flamenca de encima del piano?! ¡Suspende los shows de inmediato!».

Por tanto, lo más probable es lo que la prensa rumoreó días después: que Adele estaba descontenta con el set del show y no quiso llevarlo a cabo, dejando a miles de personas en la estacada con sus hoteles, vuelos y entradas pagadas para verla en medio del desierto. Pero como decimos, la cantante se reitera en que hizo bien en suspender aquello, según a comentado a BBC:

«Sentí la decepción de todo el mundo y estaba súper apenada y con miedo de haberlos decepcionado. Pensé que podría llevarlo a cabo y hacerlo funcionar, pero no podía. Y me reiteró en la decisión que tomé. No voy a hacer un show simplemente porque si no voy a decepcionar a alguien o porque vayamos a perder dinero. El show no era suficientemente bueno.

¡Por supuesto que sigo trabajo en él! Y podría ser la típica persona que estuviera en TikTok o Instagram cada día diciéndoos «sigo trabajando en él», pero no voy a daros novedades si no hay novedades que dar, porque eso sólo lleva a mayores decepciones.»

Nos fascina todo esto porque en realidad confirma que el show no se canceló por Covid: de ser así, a estas alturas todo estaría listo y lo único a cerrar serían las nuevas fechas. En cualquier caso, la residencia imaginaria de Adele parece ir a tener lugar, o eso dice ella, este mismo 2022. Veremos, porque estamos ya en verano y no hay nada anunciado.

Dice Adele que su desaparición tras publicar ‘Oh My God’ en enero tiene también mucho que ver con esta noticia. No supo llevar bien la decepción global que había habido con el tema y se refugió en sí misma una temporada.

«Durante un par de meses me metí mucho en mí misma. Tenía que superar como ese ‘luto’, imagino, superar el tema de los shows y la culpa… pero fue algo brutal.»

Y con eso, dejó morir el álbum, cuyos lives posteriores han sido una actuación en los Brits y los conciertos de Hyde Park esta semana. Ni un single más. Ni un vídeo. Ni un mísero acústico. El álbum lleva vendidos -streams incluidos- 5,1 millones de copias. ’25’ vendió 5,7 millones en 7 días.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html