Los que estéis into el rollo de videojuegos sabréis perfectamente lo que Horizon Forbidden West porque para vosotros tener esa información será como para nosotros saber en qué puesto entró ‘(There’s Gotta Be) More To Life’ de Stacie Orrico en las listas alemanas. Los que no estéis into el rollo de videojuegos también lo conoceréis, pero en este caso por la polémica de que un señoro se escandalizó diciendo que la protagonista del juego tenía barba porque acababa de descubrir el vello facial de las mujeres. Se conoce que hasta ese momento sólo las había visto en frescos del Siglo XIII y, claro, la pincelada no era tan exhaustiva como el 3D.

Pues bien, una de las encargadas de poner música a su banda sonora ha sido Nanthy Pelosi, que acaba de lanzar ‘Emergencia’. Un single que deja claro que ya hemos pasado página de la era calambre, porque lo de ahora va sobre montarnos nuestro propio club en la habitación. Prepara unos Tangs de piña con unas sombrillitas de papel, enciende y apaga la luz como si tuvieras un problema de control motor en las manos y dalo todo con este nuevo single. Eso sí, no pretendas en ningún momento y bajo ningún concepto seguir la letra, porque si ya es complicado normalmente con Peluso, imagina ahora que la trae cargada de distorsiones y dobles voces. Podría habernos colado un tema en ucraniano y ni darnos cuenta. Y con eso y con todo, nuestros padres seguirían oyéndola y diciendo que «eso del regatón no es para ellos».


 podéis escuchar este y otro puñado de hits en nuestro playlist de spotify


‘Emergencia’ se acompaña de un vídeo oficial en el que Nanthy descubre algo rojo en el suelo, que después pasa a estar en el cielo. Ya lo decían Mecano en 1986: «entre el cielo y el suelo hay algo». Pues sí que lo hay, aunque cueste entender qué es. Cuando Peluso se acerca, de pronto pasa a modo personaje de videojuego en varias pantallas: la del desierto, en la que es una Lara Croft vestida por la estilista superviviente de ‘The 100’; la de la hoguera, en la que tampoco invierte mucho porque sale sentada y de noche; y la del jardín zen en mitad de Japón, en la que sale vestida como si a Carmen Sandiego le hubiera dado por la horticultura. Su próximo robo: un puñado de remolachas de algún mercado hippie.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html