No me prometas más amor, porque el amor no existe, dicen Edurne y Antonio José en su nuevo single. No me pidas que sueñe contigo, no robes los besos de otro amor, decía Merche en una canción que no guarda absolutamente ninguna similitud con la que hoy nos ocupa. Pero siempre hay que ponerle una gotita de Miss Callealta a la vida. ‘El Amor No Existe’, una de las novedades del nuevo ‘Catarsis’ de Edurne, cuenta ahora incluso con su vídeo oficial.

Porque ya sabemos que esto es España y que si una señora quiere que su tema entre en radiofórmula, más le vale que incluya en el feat el nombre de un señor. Da igual cuál, eso es lo de menos. El primero que coja el teléfono, David Otero, Funambulista, Antonio José… descolgó el primero, dijo sí al proyecto et voilà, como si hubiera respondido ‘Hola, Raffaella’ nada más descolgar, el premio ya es suyo.

Y el premio consiste en unos meses de absoluta hidratación gracias al aloe vera que desprende cualquier canción de Edurne desde que Edurne volviera a ser cantante: esta vez, entona al desamor con una rosa en la mano. Una rosa que en la canción ya está marchita, pero en el vídeo original lucía bien poco que los pétalos estuvieran pochos y optaron por cortar unas cuantas aún sanas. Y eso debió servirle a Antonio José para realizar con éxito su anger management. Relajadísimo por el olor de las rosas, o bien porque fuera de plano se había traído un peluche gigante al que dar puñetazos contra una pared como si fuera un periodista random de cualquier periódico, Antonio José entona sus versos sin apretar tanto los puños como para que la rosa se quebrara. Sale indemne, fíjate si estaba tranquilo ese día.

La sensación es de tal hidratación que a la pareja se la resbala tener un set en el que claramente alguien ha tirado de catálogo de invierno de Ikea, pero ha olvidado llamar al arquitecto para ponerle paredes al entorno. Y claro, están los dos en plan melancólico y reprochón, pero ninguno termina de abandonar la habitación porque no hay puerta por donde salir. Cuenta la leyenda que Antonio José acabó abriendo un agujero en la pared para conseguir escapar del set a base de cabezazos con el cuerpo inerte de un periodista del Huffington Post.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html