Este jueves, Blas Cantó vuelve a la música con ‘El Bueno Acaba Mal’. Han pasado cuatro añazos desde la publicación de su debut, ‘Complicado‘, y desde entonces, las aventuras sonoras de Cantó se han limitado a dos eternos años eurovisivos con tres singles y el lanzamiento de ‘Americana‘, su último tema, que terminó sumando unos nada desdeñables 4 millones en Spotify. Vamos, que durante estos años de bypass entre álbumes, Blas ha publicado los singles a absoluto ritmo Normani.

El artista pasó por una mala racha emocional que parece ya dejada atrás si atendemos al espíritu y los aesthetics de esta nueva etapa, con mucho colorinchi, mucho yogur helado como prop y mucha sombra de ojos flúor. El tema que acompaña al ‘renacer’ es ‘El Bueno Acaba Mal’, que como decimos ve la luz esta semana, y pinta a ser el lanzamiento pop más pop de Cantó. Adiós a su era de mariachi mexicano. Veremos si también en el discurso, que luego le pone uno un micrófono delante y es él el mismísimo Juan Gabriel.

En cualquier caso, ojito a los discursos que pueda ir dejando en el camino, porque visto su TikTok, Blas también se ha metido en su era Taylor Swift. Esta que habla de los exes sin mencionarlos. Porque ni falta hace: todo el mundo sabe cuando se habla de Harry Styles, Jake Gyllenhall o Álvaro Gango. Y se entiende que este último no estuvo saliendo con Taylor Swift, claro.

En el TikTok que acompaña a un adelanto de ‘El Bueno Acaba Mal’, Blas cuenta la historia del chico con el que salía hace una década, que tonteaba con todo el mundo y llevaba una doble vida, manteniendo varias relaciones al tiempo que la suya propia. Después dice que hizo una campaña en su contra. Y acaba con una cita de Elvis cargadita de drama: «cuando sea demasiado peligroso decir algo, cántalo». Amorch, tampoco creemos que Álvaro sea ahora Al Capone. Si se presenta con cinco musculados rumanos en tu casa, es más probable que lo haga para ejecutar la coreografía de ‘Llámame‘ en condiciones que para marcarse un Jose Luis Moreno.

El caso es que cuenta Cantó que «se dice el pecado, pero no el pecador», aunque luego deja una pista más que evidente en el texto del TikTok, usando el hashtag #smile. Un término que, de primeras, no pega demasiado con el contenido que le acompaña, pero que se entiende cuando uno sabe que así es como se le llamaba a Gango durante su época en Auryn. De hecho, aún hay cuentas fan en activo del tipo ‘GangoSmile‘ o ‘Smilers‘, que lo dejan aún más claro.

Ooh, look what you made him do.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html