La Tetería

Barei vuelve a servir el Earl Grey sobre Eurovisión: «A nivel profesional Federico Llano era un muro, no se podía hacer nada»

Barei vuelve a servir el Earl Grey sobre Eurovisión: «A nivel profesional Federico Llano era un muro, no se podía hacer nada»

Barei se ha pasado a hablar por Cadena Ser sobre su paso por el Festival de Eurovisión de 2016 y esta vez se ha llevado el pdf repleto de bolsitas de té. Y creednos que es un pdf que sí que ha llegado. Vamos, lo ha enviado en multiformato, si cabe. Porque la artista ha vuelto a hablar de lo desesperante que fue su participación en el Festival con ‘Say Yay’ -uno de los mejores temas de España en Eurovisión y mayores robos que recordemos- y de lo complicado que era trabajar con TVE.

Ha hablado de Toñi Prieto y Federico Llano, aunque ha aclarado que a nivel personal tiene muy buena relación con ambos. Eso sí, Barei tiene claro que todo son dificultades en el proceso hasta llegar al escenario, algo que han apoyado en el tiempo artistas como Soraya, Ruth Lorenzo, Blas Cantó o Manel Navarro. Cambios, directrices absurdas y una desidia que se repite prácticamente año tras año. Sorprendía que hace unas semanas tanto Navarro como Miki Núñez dijeran en una entrevista que «a pesar de todo, muestran ganas de ganar el Festival». Las ganas sí, pero la práctica igual no tanta.

Barei ha vuelto a comentar que presentó un minutaje súper matizado al equipo sueco pero que cree que Federico Llano, director de la Delegación Española, nunca se lo hizo llegar. Cuando llegó allí, las cámaras la grabaron igual que en la preselección española, lo que le hizo sospechar que su performance en la gala era la única referencia que tenían. Habla también de lo poco que España aprovecha el escenario por normal general y Norma Editorial:

«Yo sabía que no ganaríamos. Somos España, ¿hola?. No, yo sabía que no porque se me había negado la propuesta que había hecho hasta tres veces y siempre fallamos en eso, y la gente lleva unas propuestas muy heavys. La gente aprovecha esa superproducción que es Eurovisión y nosotros jamás. Nosotros parecemos una actuación de José Luis Moreno.

En los tres meses previos yo envíe tres propuestas, que hice con los escenógrafos italianos. Escenógrafos que pagaba Universal, no Televisión Española. Con lo que Universal estuvo venga, y venga, y venga a palmar pasta, y a la vez intentaban llegar a algo que nos dieran el OK. Cuando vi que llegaba mayo y seguíamos sin propuesta de escenografía, porque era «no» a todo, dije «ya esta, esto es lo que decían todos los artistas anteriores».

Y no sólo debe ser un problema de presupuesto, porque dos de las tres escenografías propuestas por Barei para Eurovisión no requerían de gasto excesivo. En una de ellas porque las pantallas que quería se las prestaban y en la otra, la que finalmente vimos, sólo se requería una caída. Y aún a eso Federico Llano le dijo que no:

«Fíjate cómo será la cosa que se me ocurrió lo de tirarme al suelo, que era algo que no costaba dinero, que simbolizaba el fracaso y que se podía quedar en la memoria de la gente, no sólo lo de los pies. Porque eso ya lo habían hecho otros participantes. Primero propuse unas escalinatas, luego unas pantallas triangulares, luego unas normales y luego caerme. Me dijeron que tampoco.

Entonces ya de esta, le dije «Federico, si me dices que no a algo que no cuesta dinero y que soy sólo yo con mi cuerpo, yo no voy a Eurovisión». Esto a finales de abril. Es que era un «no» porque sí.

La segunda escenografía, que era con unas pantallas triangulares, conseguí que nos las cedieran. Que ni siquiera teníamos que pagarlas. Pues fue un «no» por delante. Yo sigo diciendo que eso no era algo de Televisión Española, era de quien llevaba la delegación en ese momento, Federico Llano. A nivel profesional es un muro, es imposible hacer nada. Todo era como él lo quería, como él lo veía…»

Para Toñi Prieto también tiene una tacita de té, aunque es mucho más moderada: Barei cuenta que Prieto la instó a enviar ‘Say Yay’ en español, por presiones de la RAE y la televisión pública, que no parecían estar muy entusiasmadas con una propuesta en inglés:

«La canción en sí la acabé odiando antes de enviarla a Televisión Española sin siquiera saber si iba a estar dentro de la preselección. Y pasé de odiarla a amarla. Ese día cuando la canté en inglés… aún habiéndome dicho Toñi (Prieto) «tú verás» -o sea, no me dijo ni sí ni no, me dijo «tú verás». Metí los coros en español, que eran como seis frases… pero les dije «yo creo que queda como el culo y yo la voy a hacer íntegramente en inglés». Me dijo «allá tú». Me dejó que lo hiciera, pero que me atuviera a las consecuencias. Por eso no esperaba ni ganar, ni el abrazo tan grande de la gente.

Toñi tiene su carácter, yo también, tenemos momentos en los que chocamos, pero en general nos llevamos muy bien. Me llama para un montón de cosas.»

Las cosas así, 2022 puede ser un año interesante si Blas Cantó, claramente hasta el higo con parte del equipo de la televisión pública, decide abrir la caja de los truenos. Nuestra impresión es que el año que viene va a ir a Eurovisión alguien completamente desconocido o alguien que realmente esté en la cuerda floja a nivel comercial. Nadie profesional en su sano juicio asumiría pasar por este proceso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html