Televisión & Cine

‘The X Factor 2016’ / Gala 6

‘The X Factor 2016’ / Gala 6

Semana disco en ‘The X Factor’, y por una vez, no hemos tenido que sufrir todas las canciones setenteras reconvertidas en balada: de hecho, la cantidad de números uptempo es una de las cosas más positivas de la edición de 2016. Mucho brilli brilli, mucha bola de discoteca, mucho Studio 54, mucha brillantina: así ha sido la semana más Simon Cowell del concurso.

Vamos allá con nuestros resultados.

 

Saara Aalto / ‘No More Tears (Enough Is Enough)’

Vale, podemos dar por finalizada la gala disco, porque Saara acaba de comerse a toda su competencia. Ha sido no sólo su mejor actuación, sino posiblemente, la mejor actuación, con respecto al tema central, de toda la edición. Saara ha rebajado el nivel de lo circense y se ha dedicado simplemente a ser lo excesiva que el público es capaz de aceptar, ha cantado a las mil maravillas y su actitud sobre el escenario ha sido tan brillante como su vestuario. Se ha llevado la gala de cabeza.

 

Honey G / ‘Stayin’ Alive’

Vamos a olvidar, por un momento, lo ridículo y pantomímico que resulta el producto Honey G por aquello de no dejar de ser una señora mayor disfrazada de rapero. Pongamos que es un rapero real en la competición. ¿No es muy probable que llegada la semana disco su número hubiera sido idéntico a este? Puede que lo hubiera hecho mejor, pero queremos dejar claro con esto que, si quitáramos el look y el personaje del medio, el paso de Honey G por ‘The X Factor’ no está siendo tan terrible. ¿Hay quien rapea mejor? Obvio. ¿Hay quién baila mejor? Obvio. Pero es misma lógica es aplicable a muchos otros concursantes del show.

Ryan Lawrie / ‘Play That Funky Music’

Algo se está haciendo bien con Ryan cuando en quince días nos hemos quitado de encima la mitad de pereza que nos daba. Vamos a ver, en el mundo real, tiene más bien pocas opciones de hacer frente a productos como James Arthur, Ed Sheeran o Shawn Mendes, pero dentro del concurso, ha conseguido encontrar un hueco en ese perfil que no nos mate de aburrimiento como hacía en las primeras semanas. Esta vez, la elección de canción ha sido adecuada, el staging lo ha acompañado a pesar de algún exceso, y ha sido una performance en la que no hemos aprovechado para ir al baño, que ya es.

 

5 After Midnight / ‘Boogie Wonderland / September’

Esto no está funcionado. Para empezar, creemos llevar 3 o 4 semanas viendo la misma actuación de los chicos, con muchas luces Motown-disco-whatever de fondo, mucho sonidito setentero y mucho, demasiado, clásico hortera. Pasan los días y nuestras esperanzas en 5AM van cayendo. Lo que debería ser una boyband r&b moderna, adaptada a lo que se está llevando a pesar de tener que escoger canciones clásicas, se está quedando en una cosa a medio camino dedicado a un público demasiado mayor, cuyo destino en el mundo de la música no terminamos de vislumbrar. Enfoque, señores.

Sam Lavery / ‘I Will Survive’

Algo mejor que la semana pasada, seamos sinceros, porque la cosa mucho peor no podía ir. Sam Lavery ha estado más moderada vocalmente, sin tanto Alaniseo forzado; pero es cierto que los arreglos de la canción han sido un desastre. ¿Para qué empezarla como balada si en el momento en el que la original se convierte en uptempo tú vas a seguir con un bajón tremendo? Además, si vas de rockera, ve de rockera del todo: ¿qué hacía una banda en el escenario con semejante producción y canción?

Matt Terry / ‘Best Of My Love’

Lamentablemente, no es el ‘Best Of My Love’ que le dio a Javine uno de sus singles top20, sino el clásico disco que ni mola tanto, ni ha dado tanto juego en la gala. Matt está entrando también en el peligroso terreno de repetir fórmula una y otra vez, y durante esta gala ha pasado más que inadvertido, por mucho agudo y falsete que haya metido por dentro. Necesitamos ver algo más de él, porque Terry parte de una base complicada: es de esos concursantes que empiezan tan desarrollados y tan bien, que cuando muchos otros progresan en el concurso, él no hace sino estancarse en lo que ya hacía bien semanas atrás.

Emily Middlemas / ‘Wishing On A Star’

Vamos con las buenas noticias: seguimos puntuando a Emily porque esta semana no le han cogido una canción y la han infrainstrumentado. Lo cual ya es suficiente buena señal. Pero hasta ahí, queridos lectores, porque el resto ha sido una catástrofe. La producción escénica la ha devorado, hasta el punto de que ni nos fijábamos en ella en determinados momentos, los coros estaban altísimos y la han dejado en un segundísimo plano, y los jueces tienen razón: su estatismo en el escenario durante casi dos meses ya es más que suficiente. El problema de Emily sigue siendo el mismo de siempre: no está sacando el perfil musical por la que la escogieron de primeras.

 

Scoreboard

captura-de-pantalla-2016-11-13-a-las-22-00-25

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html