Sandeces

Tal día como hoy, hace 10 años, no nos rasgábamos las vestiduras al hablar de Britney Spears calva

Tal día como hoy, hace 10 años, no nos rasgábamos las vestiduras al hablar de Britney Spears calva

Pero hoy, en este mundo de Twitter que parece el 15M del pop, en el que todo el mundo se indigna por algo, sí. ¿Álex Ubago aburrido? Pues ahí tienes a sus fans -existen, sí- para decirte de todo mientras se cruzan la rebeca en un gesto de indignación. ¿Hablas del caso de Kesha? misógino. ¿Hablas de que nosequién copia a nosecuál? Sordo. Parafraseando a Geri Halliwell en ‘Heaven And Hell’: Have a drink, alcoholic; Grab a coat, shopaholic; Grab a bite, anorexic. Nada escapa a la nueva generación de indignados, de nada se puede hablar con el mínimo humor, porque si lo haces,

¡NO ESTÁS CONCIENCIADO CON LAS ENFERMEDADES MENTALES!

Pues bueno, sí que lo estoy, pero no deja de resultarme cómico que Britney Spears se rapara la cabeza, atizara a Dios Bendito con un paraguas, y terminara posando con margaritas en las tetas en su clínica de detox. Y tengo un profundo respeto por los drogadictos en recuperación, pero no deja de hacerme gracia en la situación de Britney Spears. Es como cuando vas haciendo el memo, te resbalas, y la gente se ríe. ¿Qué pasa, que no se preocupan de que te haya pasado algo? Pues mira sí, pero posiblemente primero les hace gracia.

Pues eso es lo que ocurría hace 10 años: Britney Spears entraba a una peluquería, pedía a la peluquera que le rapara el pelo, y ante su negativa, procedía a hacerlo ella. Después, constantes car crashes entre lo humorístico y lo patético, incluyendo lo del paraguas, lo de las margaritas, la presentación de los VMA, las pelucas, ella llorando en una cafetería bebé en brazos, la era ‘Blackout’… en fin, lo que viene siendo un meltdown en toda regla, retrasmitido vía internet.

Y sí, en aquel momento nos reímos, y sí, hoy día, a este que escribe, le sigue pareciendo un momento cómico. Y a vosotros también, aunque sigáis cruzándoos la rebeca cuando Katy Perry bromea sutilmente sin nombrar a Britney acerca del tema. Entiendo que es algo serio, pero tantas cosas lo son y acabamos haciendo broma de ellas… aprendamos a reír un poco más y a moralizar un poco menos.

Que al final, para andar pidiendo al resto que frieguen su Twitter, deberíamos tener el nuestro como la patena. Y ya os digo yo que alguna broma de «mal gusto» se os habrá colado. Sí, hace 10 años, Britney Spears se quedaba calva. Y sí, 10 años después, sigue siendo de los momentos más surrealistamente divertidos de su carrera, entre tanto foco, ventilador y sostén de lentejuelas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html