Música

Sacad las maracas y las macedonias, ha llegado Nia con ‘Malayerba’

Sacad las maracas y las macedonias, ha llegado Nia con ‘Malayerba’

¿Hartos de tener que salir a segar la ‘Malayerba’ de vuestros jardines tras apenas unos días, porque no para de crecer? Bien, pues menos quejas, que hay gente que vive en pisos en el centro de una ciudad en 20 metros cuadrados. Ay calla, que aquí de lo que se habla es de gente que es como la ‘Malayerba’, que de eso también hay en pisos pequeños y en el centro de las ciudades. Y lo peor: no los podéis segar.

Es decir, podéis, rollo La Veneno con la hoz en alto, pero lo mismo acabáis en prisión, rollo La Veneno sin la hoz. De modo que intentad no segar nada y limitaos a soltar lastre cantando a viva voz el nuevo single de Nia bajo la ducha. ‘Malayerba’, su primer single post-‘OT’, hace que olvidemos por completo aquel tema que parecía para una campaña de Vueling a La Graciosa. Only not fun at all.

Nia se calza sus mejores telas de plantas, sus mejores plantas de tela (puede que alguna también sea real, pero no quiero imaginarme semejante grabación con bichitos alrededor y ella con poco más que unas perlas), y saca de si su mejor Celia Cruz gone millenniall. Y nosotros llevamos ya un buen rato buscando las maracas en el cajón, que no hay manera. No sabemos si las hemos dejado detrás del arpa o están en el armario de los chelos. ¿Qué pasa? Nunca sabe uno cuando tendrá que estar listo para sustituir a alguien en Clean Bandit o en la vida de Bárbara Rey.


podéis escuchar este y otro puñado de hits en nuestro a-list de spotify


Lo que está claro es que Nia está dispuesta a darnos la mejor estrella faux-caribean del panorama después del todo el fiasco Anne War, cuyo proyecto se quedó tan a medio gas que terminó siendo uno de esos pedillos que apenas se oyen pero no veas cómo huelen. Oversharing, las cosas como son. Centrémonos en ‘Malayerba’.

Nia baila, Nia hace ad-libs sobre coros caribeños, Nia habla de mandar a gente a freír espárragos, y nosotros estamos, por ahora, relativamente in. Nos hemos colocado un sombrero de frutas en la cabeza y estamos dispuestos a menear el maracuyá. Veremos cuánto nos dura el efecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html