La Tetería

¿Puede el alcalde de Valladolid dejar de hacer públicos los cachés de los artistas?

¿Puede el alcalde de Valladolid dejar de hacer públicos los cachés de los artistas?

En las últimas semanas, Óscar Puente, alcalde de Valladolid, ha estado en el punto de mira de Stan Twitter por protagonizar una polémica con Rosalía, al afirmar que no actuaría en las fiestas patronales porque la artista le había pedido medio millón de euros. La de ‘Di Mi Nombre’ tomaba Twitter para aclarar que nada de eso era cierto, y pocos días después, el programa de Cuatro ‘Todo Es Mentira’ confirmaba que el caché de la artista estaba en una cifra cercana a los 130.000 euros, un número aún alto, pero bastante más normal que el aportado por el alcalde.

En las últimas horas, Óscar Puente ha vuelto a ser noticia por publicar también el caché de C. Tangana, que él ha cifrado en «25.000 euros + IVA». Llegado a este punto, nos planteamos si es realmente normal que el alcalde haga públicas las cifras de los contratos de cada artista con el que negocia.

 

Entendemos que genere cierto debate

Las fiestas patronales parten del dinero público que aportan los habitantes de la ciudad, por lo que, lógicamente, si el ayuntamiento piensa destinar medio millón de euros al contrato de un artista, es más o menos lógico que se lo haga saber a su gente. La transparencia está bien, y entendemos que, basándose en eso, haya un porcentaje de gente que entienda que no hace ningún mal publicando las cifras.

Sin embargo, ¿es Twitter la manera de hacerlo? ¿Piensa el alcalde también publicar las cuentas de todo lo que él cobra por diferentes vías a través de la red social? ¿El sueldo de todos los cargos públicos de la ciudad? ¿Piensa contarnos lo que cobra el jardinero que poda los árboles de la calle mayor? Es francamente absurdo: los datos deberían ser accesibles, pero desde luego, no a través de una red social.  Que lo imaginamos, en la era Fotolog, colgando una imagen con brilli brilli con el sueldo de Karina por aquella época.

Y desde luego, los datos que no deberían ser publicados son los de aquellos artistas que el ayuntamiento no contrata: a nadie le importa lo que cobre Mengano o Fulano si no parte del dinero público.

 

Las cifras puede confundir al público

El problema con la publicación de estos datos es que la gente de la calle no las va a entender. Es decir, posiblemente la gente a la que no le es cercano el mundo de la música, pensará que por qué tiene C. Tangana que cobrar por actuar lo que ellos cobran en un año -poniéndonos en un salario alto, vaya-. Pero esa gente no cuenta con que con ese dinero hay que pagar a los músicos, a los técnicos, al equipo, al cantante, y muchos otros gastos que, seguramente, pasarán por alto pensando que el rapero se lleva los 25.000 calentitos al bolsillo.

Lo mismo con Rosalía. Se ve el dinero, pero no se ve el despliegue de iluminación, músicos, bailarines y demás gaitas que acompañan a la artista: en un momento en el que la gente no dispone de grandes sumas de dinero, este tipo de datos provocan enfados de forma gratuita y totalmente fuera de contexto. Excepto si se habla del salario de un futbolista, que entonces nadie pondrá el grito en el cielo.

 

Por lo tanto, es el momento de que Óscar Puente deje de ir de tan transparente y tan cercano al pueblo, o acabarán actuando en Valladolid la orquesta de su barrio, y un amigo que tiene que toca el xilófono. Desde luego, como artistas, bendita la gracia que ha tenido que hacerles a estos dos que se debata sobre lo que ganan por concierto: aunque tampoco parecían muy preocupados delante de miles y miles de personas en sus recientes conciertos en Argentina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html