Televisión & Cine

Operación Triunfo | Gala 10

Operación Triunfo | Gala 10

Fue una noche complicada para los seguidores de ‘Operación Triunfo’ a nivel emocional. Nosotros, evidentemente, nos incluimos en ese grupo, y gastamos los kleenex que teníamos cerca en despedir a Nerea, en una expulsión que, francamente, nos esperábamos con otro resultado. En cualquier caso, y también siendo sinceros, la Gala 10 no estuvo para nada a la altura: debería haber actuaciones espectaculares y el resultado fue tirando a mediocre; no sabemos si a los concursantes les faltó un día, les sobró un trío, o podían haber ido a visitar a enfermos otra semana, pero las mayoría de presentaciones se quedó en tierra de nadie.

Vamos con el repaso de la décima gala.

 

Los nominados

Por algún motivo, Twitter enloquecía con las dos actuaciones de los nominados. Imaginamos que, visto lo visto, el factor emocional, los nervios y la intriga por descubrir a cuál de los dos iba a favorecer el público puso el factor fan en el disparadero, porque ninguno de los dos nominados sacó partido a su elección de canción.

Agoney pareció espabilar a la mitad de ‘Somebody To Love’, pero una semana más, su actuación fue tremendamente plana. Demasiado contenido durante el arranque del tema y casi arrastrado por esa contención hasta después del estribillo, el canario parecía más preocupado por no desafinar como otras semanas que por dar una gran actuación con una gran canción. Todo se quedó muy a medio gas.

Y Nerea, qué lástima. Lo de Nerea fue el más evidente quiero-y-no-puedo de sus performances hasta ahora. Esencialmente, porque volvió a hacer lo mismo que la semana pasada: ignorar todo lo que no fuera estribillo, quedándose entre lo desafinado y lo fuera de tempo en las estrofas, y terminar convirtiendo ‘Listen’ en la más absoluta canción de catálogo de talent-show. Un karaoke insípido de alguien que podía haber interpretado y cantado muchísimo mejor. De hecho, lo hizo durante la semana.

 

La mejor actuación de la noche

Para ser sinceros, anoche sólo creímos que Ana Guerra y Amaia fueran solventes en el escenario. La primera por el factor espectáculo y la segunda, a todos los niveles. Amaia volvió a llevarle la mayor ovación y mejor valoración de la Gala y no fue para menos: su interpretación de ‘Soñar Contigo’, con piano en directo, no tendría el impacto inmediato de la grandiosidad de ‘Shake It Out’, pero no merecía menos: la manera en la que Amaia controló la voz, el aire de su fraseo durante los versos anteriores al estribillo, la potencia durante este último, la interpretación pasional de la letra… ayer parecía que la navarra estuviera varias galas por delante de sus compañeros.

También es cierto que la selección del tema es esencial a estas alturas, y de hecho, somos de la opinión de que todos deberían estar ya eligiendo sus propias canciones. Era obvio que Amaia podía sacarle más partido musical a esto que Miriam a un tema de Sanz o Aitana con su enésima canción pop. Por poner un ejemplo.

 

La peor actuación de la noche

Ninguno de los tríos salió del todo en condiciones, en parte por lo lastradísimos que venían con la elección de temas: el factor tambor-tambor de ‘Robarte Un Beso’ y lo basic-surfero de la canción de Bombai no ayudaron en absoluto, pero tampoco lo hicieron las coreografías del estilo Poty -¿qué paso anoche, Vicky?- o lo perdidísimos que algunos concursantes parecían durante el tema.

Sin embargo, mientras Amaia, Miriam y Roi salvaron los muebles con el tema de Vives y sólo sufrieron con una armonías que, creemos, no estaban bien controladas de volumen, pero sí de afinación; lo de Alfred, Aitana y Ana hizo aguas por todas partes. La evidente falta de química entre los tres, Alfred más perdido que un pulpo en un garaje sin dar un sólo paso de baile, Aitana en su peor noche, y una Ana Guerra más insegura que showgirl hundieron la canción de Bombai y Bebe, que ya de por sí tenía una complicada salida a flote.

 

Nuestro scoreboard

 

El resto de actuaciones

Analicemos ya, brevemente, cómo ha sido el paso por la gala del resto de concursantes:

  • Alfred , que estaba enfermo y estuvo entrando y saliendo del plató durante la gala, recuperó el rollo Motown para el ‘Get It Together’ de Seal, pero la canción lo salvó más a él que a la inversa. Llevamos semanas diciéndolo, y absolutamente con buen tono e intención: hay que dejar a Alfred ir porque el concurso ya no tiene más que aportarle, o viceversa.
  • Aitana estaba falta de flow. Con lo que sabemos que implica el concurso y cuál puede ser su peso en su carrera, es injustificable que la marcha de un compañero la haya tenido como un haba incluso durante la presentación de ‘Cheap Thrills’. Fue una interpretación de Gala 2, bastante intolerable a estas alturas. La canción, por otra parte, con unos coros bastante midi, fue un caramelo envenenado para ella: ni demostraba evolución, ni le favorecía demasiado.
  • Ana Guerra, como decíamos, llevó a cabo la segunda actuación salvable de la noche: es cierto que vocalmente no estuvo al 100%, pero con ‘La Negra Tiene Tumbao’ no creemos que nadie estuviera demasiado preocupado por eso: se trataba de transmitir diversión, espectáculo, y en cierto modo, sacar el lado más vedette latina. Algo que Guerra controla muy bien. Que las decisiones de la noche terminaran con ella en el disparadero resulta irrisorio, cuando ayer se rifaban las nominaciones.
  • Miriam tenía otra actuación «putada» entre manos. No porque la canción fuera mala, no nos malinterpretéis, porque de hecho, ‘Quisiera Ser’ es de nuestras favoritas de Sanz. Pero no era una canción lucible. Toda la semana pidiéndole contención vocal a alguien que quiere cantar por Houston o Pink. El tema del vibrato, que sí, es francamente molesto, era algo a trabajar con ella en la segunda semana, no ahora deprisa y corriendo, dejándola en desventaja con respecto a las canciones de los otros cuando el concurso está llegando a su fin. Su salvación fue más justa por todo esto que por su actuación.
  • Y Roi prácticamente es el caso opuesto al de Miriam: Roi no es una voz a exprimir -más-. Roi es un cantautor teenager de guitarra al hombro. Y no canta mal, pero no se le puede pedir un despliegue vocal en ‘Demons’ como si fuera él Bruno Mars -otra vez-, cuando lo suyo es más bien ser Shawn Mendes. Y Mendes interpreta muy bien, pero no es Sam Smith. Por ejemplo. No sé si nos explicamos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html