Pasemos al análisis de la cuarta de las galas de año:

 

Los resultados


 

Finalistas


 

‘Run To The Hills’, Klara Hammarström

Era la gran favorita de la noche y una de las grandes favoritas de la edición, pero lo de Klara anoche no triunfó como se esperaba que lo hiciera: sí, se ganó el pase directo a la final, sin sorpresas, pero la performance, la verdad, fue un cuadro. Vocalmente ella no atinó, fallando en todos y cada uno de los agudos con algunos gallos o desafinada, y la presentación visual de la canción fue lo que fue.

Ella con un disfraz de ‘Wonder Woman’ -de verdad, creímos ya superada la época en la que ser una estrella del pop implicaba ir disfrazada- batallando con otra muchacha vestida de césped artificial con un árbol de neones de fondo. Una lástima, porque la canción bien merecía una presentación a la altura: es la propuesta pop más redonda de las de 2022.

‘In I Dimman’, Medina

¿Sabéis cuando en el programa de RuPaul se hacen versiones de clásicos de cantantes, para poder parodiarlas, sin que puedan denunciarles por plagiar la original? Bueno, pues esto es lo que Medina ha hecho con el remix de ‘Bella Ciao’ que se popularizó a raíz del éxito de ‘La Casa De Papel’. Pero sin cortarse un solo pelo, vaya.

El resultado es un bombazo para clubes, un himno berreable en mitad de una borrachera, que tiene una energía hetero indiscutible. No era de extrañar que pasaran a la final porque la canción otra cosa no, pero inmediatez tiene toda. Aunque sólo sea porque uno se ha fijado en todo lo ‘inspirado del asunto’. O porque ha bajado el volumen durante el break. O por estar dando saltos sin darse realmente cuenta en mitad del salón.

 

 

Segunda Oportunidad · Semifinal 5


 

‘Higher Power’, Anna Bergendahl

Es lo que imaginamos de Marta Sánchez si alguna vez se presentara a una preselección eurovisiva. Con espíritu country pero firmando una canción pop, Anna confiaba sus armas a unos visuales exquisitos, combinando el blanco y negro con los tonos tierra del final, que bien es cierto que dotaron a toda su interpretación de un punto de epicidad extra. Ella lo dio todo vocalmente y la actuación fue lo suficientemente resultona como para darle el pase a la siguiente fase. Y la verdad, viendo el nivel de este año, ‘Higher Power’ lo merecía.

 

‘Till Our Days Are Over’, Lillasyster

La favorita de Maika Barbero anoche, que estaría en su salón dándolo todo con unas gafas semiopacas de algún bazar. Lo curioso de Lillasyster es que muy rockero, mucho growling en la voz, pero realmente la canción la podía haber cantado Demi Lovato en alguna de las ‘Camp Rock’ de liberarla sutilmente del guitarreo. La melodía chilla Hollywood Records por las cuatro esquinas, que es probablemente lo que ayudó a que el grupo pasara a la siguiente semifinal, las cosas como son, porque le dio al tema un mayor targeting del que parecía ir a tener.

La performance confió todo a la energía del grupo en directo y el carisma de su intérprete, porque no tenía mucho más.

 

Out


 

‘The End’, Angelino

La balada que España consideraría competitiva en una de sus preselecciones -salvo en el Benidorm Fest de este año-. Un muchacho que apura las notas hasta el punto de gritarlas sutilmente después del primer estribillo, pero que en el fondo tiene una voz bonita y toca techo extendiendo un falsete. Pero claro, ese momento sin una luna gigante detrás no luce igual. Queda pobre.

Y a Angelino no le pusieron una luna, sino una caja de neones mientras el paseaba alrededor de una silla señalando a cámara. Probablemente le perjudicó competir contra otro baladón un poco del mismo corte, con esa producción que en 2014 considerábamos contemporánea. Fue todo muy cuco, pero entendimos que se quedara a las puertas.

 

‘La Stella’, Tenori

Que esto no quedara en última posición anoche es algo francamente incomprensible. Parece sacado de la película de Netflix que parodiaba Eurovisión. Contaba con todos los factores para el desastre: dos señoros empeñados en llevar la lírica al pop -de verdad, basta ya de esto-, unos visuales que parecían diseñados por el mismísimo José Luis Moreno, un derroche de fuego artificial en el momento cumbre de la actuación, y una canción en inglés e italiano absolutamente insufrible. De verdad, de las que cuesta acabar por que se le hace a uno una bola en el estómago que no hay Fave De Fuca que deshaga.

 

‘Synd Om Dig’, Malin Christin

La balada al piano con un puntito Pablo López y otro puntito del momento en el que en una película Disney mueren los padres del protagonista. Malin Christin no tenía un mal tema entre manos, pero sí una puesta en escena un tanto manida, con ella la mayor parte de la actuación sentada al piano, mientras imágenes de manos entrelazadas se visualizaban en la pantalla del suelo. Hacia el final de la performance, quién iba a imaginarlo, se pone en pie para acabar la actuación, que para entonces ya estaba un poco gastada de más. A ‘Synd Om Dig’ le faltó un key-change para culminar lo hortera pero al menos darle un foco hacia el final y cautivar un poco más a los presentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html