Eurohits Nostalgia

Los Eurosingles | 2008 | ‘Baila El Chiki Chiki’ de Rodolfo Chikilicuatre

Los Eurosingles | 2008 | ‘Baila El Chiki Chiki’ de Rodolfo Chikilicuatre

Durante las próximas semanas, nuestra intención será analizar el paso de España por Eurovisión: sus éxitos, sus fracasos, sus delirantes puestas en escena… todo bajo nuestra particular lupa. Como no queremos que la historia se alargue hasta el próximo 2029, y con la intención de hacer más secciones de carácter estúpido, hemos decidido comenzar nuestra andadura eurovisiva en 1990. ¡Esperamos que disfrutéis de este viaje de 25 años!

 

La canción

¿De la canción qué vamos a decir, Dios mío? Vamos a ver, se trataba de un tema de humor, que además servía como parodia de las canciones reguetón y que podía haber tenido cierta gracia. Para nosotros, el problema no radicaba en tomarse Eurovisión un poco en broma -que también, porque la imagen del Festival como despliegue de cutrerío es algo que sólo nos creemos en España y cuatro países más-, pero para nosotros, radicaba más en que llegábamos tardísimo a la broma. Es decir, Alf Poier ya mandó una actuación de coña en 2003 por Austria, y desde entonces, las tonterías sobre el escenario habían ido perdiendo paulatinamente su impacto.

Por tanto, la chorrada de España llegaba 5 años tarde. Sumado a esto, lo peor de todo es que la canción tenía estructura de hit, tratando de convencer a Dios sabe quién tirando de varios estribillos consecutivos y una coreografía fácilmente recordable -para el público español-. Eso sí, vamos a sacarle un dato bueno: es el único ejercicio de reguetón, a pesar de la estupidez que lo rodea- que España ha enviado al festival, desaprovechando por completo un estilo que el país maneja como ningún otro en Europa.

Posiblemente en este 2018 la delegación española cuele algún tema del estilo entre sus candidaturas, si no es que elige finalmente a dedo -otra vez-, pero ya llegamos tarde, hemos dejado que ‘Despacito’ gane terreno y el reguetón se tenía que haber adelantado a él. 2008 hubiera sido una oportunidad de oro para ello, de hecho.

Pero no, allí se plantó Chikilicuatre, originalmente una broma de Buenafuente que fue ganando peso con los votos a través de MySpace (!) hasta convertirse en el ganador de la preselección televisada, con su perreo, su robocó y sus menciones a la cultura hispana que poco o nada interesaban al resto de Europa.

 

La puesta en escena

Puestos a llevar una auténtica gilipollez, lo suyo era sacarle el máximo partido posible, así que no vamos a cargar demasiado duramente contra lo que se hizo en aquel escenario, por que, ¿qué otra opción cabía con ‘Baila El Chiki Chiki’?

Chikilicuatre apareció con una guitarra de juguete, cuatro bailarinas en serio, y un par de broma: Disco y Gráfica, una de ellas interpretada por una Silvia Abril que sacó todo el jugo a su humor absurdo en silencio. Se tiró por los suelos, se tropezó con sus compañeras, trató de llamar la atención del cantante y sonrió a cámara como si tuvieran que extirparle un par de muelas en directo.

En las pantallas del fondo, se indicaban, sin demasiado trabajo, los pasos de baile a seguir por el público, y poco más sucedió, aunque para ser honestos, ya nos resultó bastante recargada la historia. Sólo faltaba sacar una cabra, un tambor y a alguien tocando una sinfonía a triángulo.

 

El resultado

Fue peor de lo que España recuerda, porque si le preguntas a cualquier persona no muy puesta en Eurovisión, considerará que nuestro mejor puesto de los últimos 10 años es el de Chikilicuatre. Esto tiene una sencilla explicación: la gala de Eurovisión de aquel año marcó un espectacular 53,9% de audiencia, y más de 9 millones, 6 más de lo que había conseguido TVE con la participación de D’Nash en 2007, que sigue siendo el peor dato de los últimos 20 años. Chikilicuatre consiguió una mayor audiencia para Eurovisión que Beth o Ramón durante la era ‘OT’, por ejemplo (58,4% y 50,1% respectivamente).

La realidad es que ‘Baila El Chiki Chiki’ se quedó en un modesto puesto 16, con 55 puntos, habiendo recibido los 12 de Andorra, porque de lo contrario, Rodolfo hubiera caído al puesto #22. Los más generosos con España aquel año fueron Portugal (10 puntos) y Grecia (8 puntos).

La victoria aquel año se la llevó Dima Bilan con ‘Believe’, con un total de 272 puntos, 42 más que Ucranía, que fue segunda. Curiosamente, Rusia recibió 7 doces aquel año, pero no fue el país con más número de puntuaciones máximas. Se lo llevó Armenia con 8 doces, aunque finalmente su canción quedó cuarta con 199 puntos.

‘Believe’ es aún la única victoria rusa, y tiene un dato curioso: habiendo quedado tercero en su semifinal, Dima Bilan es el ganador con el peor registro en semifinales hasta hoy.


¿Qué fue de él?

Es curioso pensar que Chikilicuatre participó en la misma preselección en la que podíamos haber enviado a Eurovisión a Lorena C o La Casa Azul, pero así es la vida. El personaje no llegaría mucho más lejos, puesto que David Fernández, el actor que lo creó, decidió acabar con el un mes después del Festival de Eurovisión.

Desde entonces, al humorista en cuestión lo podemos haber visto en ‘Tu Cara Me Suena’ imitando a Bimba, en ‘Me Resbala’, el nuevo ‘Homo Zapping’… ha participado desde el final de Eurovisión en un montón de programas de humor de televisión y en películas como ‘Spanish Movie’, ‘Fuga De Cerebros’ o ‘Torrente 4’. A ver, muy preocupado por el Goya tampoco se le ve.

Sigue como colaborador de Buenafuente en su programa de #Cero, ‘Leit Motiv’.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html