Todos sabemos qué significa cuando Lady Gaga coge las horquillas del tocador y se hace el moño italiano. Bueno, ella, Llongueras, o quien sea que sea el peluquero de sus pelucas. No creemos que las esté estilizando ella, porque chica, tantos talentos tampoco se puede tener. Hay que repartir un poco.

Lo que significa, por si en ese «todos sabemos» os hubierais quedado fuera (a lo que añadiría un gesto de desaprobación), es que va a participar en algo serio. ¿Premios Oscar? moño italiano. ¿Album jazz? Moño italiano. ¿Acto presidencial? Moño italiano. ¿Homenaje a alguien que se va de viaje? Moño italiano.

Por tanto, Gaga ha cogido su mejor peluca platino, su colección de horquillitas brillantes del Claire’s, el bote de Nelly -la laca, no el rapero de ‘Dilemma‘- y se ha despedido así del que fuera su compañero de aventuras jazzy, Tony Bennett, que se fue de viaje hace unos días:

«Echaré de menos a mi amigo para siempre. Echaré de menos cantar con él, grabar con él, hablar con él, estar juntos en el escenario. Con Tony pude vivir mi vida en un túnel del tiempo. Tony y yo teníamos un poder mágico. Nos transportábamos a otra época, modernizábamos juntos la música y le dábamos nueva vida como dúo. Pero no era una performance. Nuestra relación era muy real.

Claro que me enseñó sobre música, sobre la vida del mundo del espectáculo, pero también me enseñó a mantener el ánimo alto y la cabeza bien puesta. «Siempre adelante», me decía. Era optimista, creía en el trabajo de calidad y en la vida de calidad. Además, estaba la gratitud… Tony siempre estaba agradecido. Sirvió en la Segunda Guerra Mundial, marchó con Martin Luther King Jr. y cantó jazz con los mejores cantantes y músicos del mundo. Llevo mucho tiempo llorando la pérdida de Tony. Tuvimos una despedida muy larga e intensa.

Aunque había 5 décadas entre nosotros, él era mi amigo. Mi verdadero amigo. Nuestra diferencia de edad no importaba… de hecho, nos daba a cada uno algo que ninguno de los dos tenía con la mayoría de la gente. Éramos de dos etapas de la vida totalmente diferentes. Perder a Tony a causa del Alzheimer ha sido doloroso, pero también muy hermoso. Una época de pérdida de memoria es un momento tan sagrado en la vida de una persona… hay un sentimiento de vulnerabilidad y un deseo de preservar la dignidad. Todo lo que quería era que Tony recordara lo mucho que le quería y lo agradecida que estaba por tenerle en mi vida.

Pero, a medida que eso se desvanecía lentamente, supe que en el fondo estaba compartiendo conmigo el momento más vulnerable de su vida que podía vivir: estar dispuesto a cantar conmigo cuando su naturaleza estaba cambiando tan profundamente. Nunca olvidaré esta experiencia. Nunca olvidaré a Tony Bennett. Si pudiera decir algo al mundo sobre esto, le diría que no olvide a sus mayores, que no los deje atrás cuando las cosas cambien. No os acobardéis cuando os sintáis tristes, seguid adelante, la tristeza forma parte de ello. Cuidad de vuestros mayores y os prometo que aprenderéis algo especial. Puede que incluso mágico. Y prestad atención al silencio: algunos de los intercambios más significativos entre mi compañero musical y yo se produjeron sin ninguna melodía.»

Por el texto podríamos pensar que acaba de abandonar Fifth Harmony, pero realmente es un bonito homenaje con alguien con el que ha pasado largas jornadas. Como Romina y Al Bano, Marta y Marilia o Jesy Nelson y Nicki Minaj.

Alguien que deja una huella en uno y que bien merecía estas bonitas palabras una vez superado el shock inicial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html