Anoche el cantante de rap melódico Zzoilo compartió un par de publicaciones en Instagram, aparentemente dolido con los mensajes que estaba recibiendo por la desastrosa actuación que él y su pareja hicieron con ‘Mon Amour (Remix)’ en un plató de México. Falló la base del tema, fallaron las armonías y todo terminó siendo un cuadro importante. Un cuadro del que, paradójicamente, la propia pareja de Zzoilo se tomaba un tanto a risa en redes sociales. Pero luego, de pronto, le pareció todo una terrible ofensa.

Y claro, en la noche de ayer, la ofensa también saltó a manos de otros, que quizás tengan más motivos para estar ofendidos: Manuel Pardo tomaba Twitter para contar la historia de como, habiendo sido co-autor de ‘Mon Amour’, se habría terminado quedando fuera de los créditos de la canción. Y lo que es más evidente, sin cobrar un sólo euro de una de las canciones más importante de la industria española en el último par de años a nivel de consumo. Un hit que se extiende a prácticamente toda latinoamérica a estas alturas. Que suma 220 millones de reproducciones sólo en Spotify. Si aplicamos la regla de la ganancia estándar per stream, habrá generado unos 795.000 euros de beneficio.

Pero Manuel Pardo no habría visto un duro de todas esas ganancias: el músico, que incluyó sus trompetas en la ‘Mon Amour’ original cuando tanto él como Zzoilo compartían residencia en Gandía, explica que no le pidió dinero al artista para colaborar, por considerar que no ocurriría nada con el tema. Lo que sí le pidió fue aparecer en la co-autoría de la canción.  Y el artista, que se encontró con el músico en un evento cuando aún no era especialmente popular, le prometió compensarle con historias de Instagram su participación, publicitándolo e invitarle a algún concierto, pero tampoco eso llegó a ocurrir.

Y aquí es donde llega el drama, porque Pardo permanecería como co-autor del tema hasta que llegó la remezcla con Aitana y la canción despegó del todo. En ‘Mon Amour (Remix)’ siguen sus trompetas, pero ya no sigue su nombre. Zzoilo alega que la discográfica puso trabas para incluirlo en los créditos. Después de aquello, dejó de dar señales de vida y nunca más se supo.

Manuel explica en su hilo de Twitter que la situación, que era vox populi en la industria, no le molesta por el aspecto económico sino por no poder haberse abierto algunas puertas tras participar en un hit de ese calibre.

Ahora que Zzoilo es un 18 Month Alert caminante, parece que su salud mental le preocupa muchísimo y está muy dolido por Twitter y con nosotros. Le recomendamos sonarse los moquillos de su tristeza con los billetes que va dejando a deber, según los músicos con los que colabora.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html