Sandeces

Que dice Katy Perry que ya está bien de tetas con nata y que la toméis en serio -OTRA VEZ-

Que dice Katy Perry que ya está bien de tetas con nata y que la toméis en serio -OTRA VEZ-

¿Recordáis cuando a Katy Perry le dio la venada y se puso a quemar sus pelucas para presentar ‘Prism’? ¿En plan adiós a su anterior etapa, oh no yo no soy como piensas, soy para ti la desconocida? Total, ¿para qué? Para luego seguir un poco con el mismo rollo, cambiando las tetas con nata por disfraces egipcios y cromas de melón.

Bueno, pues ahora vuelve a las andadas, pero creemos que se lo está tomando más en serio aún, porque ahora ya no es sólo cantante, es cantante Y ACTIVISTA. Sí, sí, que ahora ya no lanza nata por las tetas, no, ahora lanza copias de la declaración de los derechos humanos y más de un refugiado se ha quejado de que por poco le saca un ojo. Ahora, en vez de pelucas azules las lleva afro porque Black Lives Matter, y se ha rapado el pelo porque es feminista y llevar melena es un símbolo del patriarcado, etc. Recordad que una vez besó a una chica y le gustó. Así de ACTIVISTA es ella.

El caso es que la ACTIVISTA acaba de posar para Vogue luciendo todo tipo de modelitos absurdos -¡tomáosla en serio, maldita sea!- y ha dejado una serie de fantásticas declaraciones: «‘California Gurls’ y cosas así resultan completamente inauténticas con respecto a lo que soy ahora y he aprendido», «¡en una vida pasada debí trabajar en marketing!» o el rollo de ahora de hacer «pop con propósito», llamémoslo «POPrósito», en ‘Chained To The Rhythm’: «es una forma de hablar de política y cosas sociales mediante un tema del top40».

Jo, Katy, ¿sabes quién fue la última estrella del pop en ponerse en plan político en sus temas? Madonna en 2003. ¿Sabes que vino después? Bodys fucsia, ‘Confessions On A Dancefloor’ y aeróbic. No sé si lo vas pillando, chata. Y es que está muy bien que las popstars utilicen su voz para posicionarse en temas de calado social, pero cuando intentan meterlo con calzador en las canciones, al final queda… soporífero.

Y ojo, no es el caso de ‘Chained To The Rhythm’, pero podría serlo si el disco sigue esa tónica de quedarse entre Marta Sánchez y Amparanoia. «Antes solía ser la reina de la insinuación, haciendo todo mediante un guiño. Ahora quiero ser la reina del leer entre líneas, que es parecido a la insinuación, pero con otro objetivo».

Que alguien la medique, y lo haga rápido, antes de que se vea naufragando en el C-List pidiendo ayuda a Pitbull y Max Martin.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html