Este año, el cartel del Arenal Sound presentaba a artistas como C. Tangana, Nil Moliner, Rels B, La Oreja De Van Gogh, Bad Gyal, Dani Fernández o Lola Indigo. Un cartel diverso y ecléctico que parecía ir destinado a congregar a gente del todo variopinta, pero en el que aún y con esas, uno de los nombres chirriaba un tanto. Al mismo nivel que los nombres de Walls, Despistaos o La La Love You aparecía el de Raoul Vázquez.

Y claro, junta un concepto de ‘triunfito‘ con un momento en el que la meritocracia parece haber saltado por la ventana y tienes movida en redes garantizada. Como era de esperar, anoche muchos fueron a fuego con la aparición de Raoul en el Festival.

Primero, tras una foto filtrada en la que se le veía actuando delante de apenas una decena de personas. Se trataba en realidad de la prueba de sonido previa al concierto, pero la imagen dio vueltas por Twitter sin que no demasiada gente discutiera si se trataba del show real. Cierto es que, también como era de prever, el espectáculo final no atrajo precisamente a hordas de personas, pero sí es cierto que no eran tampoco los diez de la imagen inicial. Algunas filas ya había presenciando el concierto.

La segunda movida fueron algunos de los vídeos grabados por fans, especialmente uno en el que Raoul aparecía cantando, un tanto de aquella manera, el ‘Wrecking Ball’ de Miley Cyrus. Vocalmente hablando no fue su mejor momento en el escenario. Y claro, el vídeo volvió a rodar como la pólvora, con una serie de citados al tuit que no dejaban títere con cabeza. Siendo el títere en cuestión el propio Raoul.

No fue una decisión demasiado acertada la de pasar por el Arenal Sound, por curioso que parezca decir eso a un artista. Sí, de primeras era un escenario atractivo, con posibilidades de atraer un público diferente que le prestara atención a su proyecto, era una posibilidad de presentarse en directo y, oye, es lógico que uno diga sí la oferta si la oferta surge.

La historia es que uno puede ir a un Festival siendo un artista minoritario. Puede ir a hacer un directo frente a poquísimas personas -hemos visto a Ginebras, Münik o Nunatak defender su material dignísimamente frente a escaso público-. Ese no es el problema, el problema es que no hay un proyecto. No hay material: en un lustro, Raoul ha presentado un single y un par de colaboraciones. Su presencia en el Arenal Sound no tenía ni pies ni cabeza.

Su setlist se componía de doce temas, al menos media docena de ellos covers. Covers como ‘Baby One More Time’, ‘Wrecking Ball’ o ‘Yo Te Esperaré’, que de primeras -y aún considerando lo ecléctico del evento- dan más sensación de verbena que de concierto. Aun habiendo estado cantadas con absoluto gusto y precisión. Chirría. Todo está fuera de contexto.

Curioso que Raoul coincidiera en el mismo evento con Belén Aguilera, con quien precisamente grabó su primera incursión musical, ‘Tus Monstruos’. Cuatro años después él la interpretó en su show, ella no. Porque ha dado tiempo de sobra para que su proyecto haya derivado en otra cosa, con mucho más material por el que apostar. Ese, y no las siete filas de gente o las cuatro notas mal dadas en un cover, es el verdadero problema de Raoul Vázquez ahora mismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html