Sabemos perfectamente que Bad Gyal es capaz de llevar tres gramos en el toto, pero de la misma manera, lo que también sabemos es que no lleva una bolsita con tres gramos de ilusión insertado en una trompa de falopio cuando le paran a pedir una foto.

Y es que la artista de clásicos como ‘Tremendo Culón’ ha sido noticia en los últimos días porque varios vídeos suyos se han ‘viralizado‘ más o menos. En esos vídeos, Bad Gyal ponía cara de acelga poco regada al hacerse fotos con sus seguidores. Y claro, un drama del primer mundo llama a otro y las redes se han llenado de testimonios que empezaban con un «a mí me negó una foto», pasaron al «a mí me dejó tirada en un meet & greet» y por poco acaban en «en mi caso, se presentó en casa con un porro y le prendió fuego a la cocina. Mi tía Mamen estaba dentro y desde entonces no la hemos vuelto a ver. Probablemente la cubrió de papel de fumar y la incinero en aquel momento».

Total, que en su último directo en Instagram, Bad Gyal ha decidido sacar un momento para hablar del tema y poner las haches sobre los hachises. Primero ha aclarado que la muchacha que alegó haberse quedado tirada en un meet & greet estaba mintiendo y que se había inventado toda esa situación. De lo de la cocina en llamas no dijo nada, porque es una historia que puede -o no- ser meramente hipotética, pero sí pasó después a hablar de por qué ocurre eso:

«Yo creo que la gente también sabe, más o menos, que yo socialmente no soy la persona más fácil. Eso es así, lo acepto, soy una persona muy mía. Soy mucho de estar con los míos y no soy una persona súper abierta socialmente, es verdad. Pero aún así creo que también hay muchísima gente que me ha visto por la calle, se me ha encontrado que tiene fotos conmigo, me ha visto y nunca niego una foto.

Me podéis haber visto saliendo del gimnasio fatal, destruida, horrible, feísima, cansada, en un aeropuerto, en un avión… incluso he estado cenando en sitios, comiendo, y me han levantado de la mesa.»

El tema de los encuentros con fans no es la única señal de que socialmente no es la persona más abierta. No es raro verla pasar cabizbaja en eventos, buscando pasar inadvertida en el backstage, e incluso tener ciertas manías con la colocación del público en los shows, según la cercanía.

Una situación compleja teniendo en cuenta que formar parte del showbizz pide, sin remedio, estar con continuo contacto con gente, pero cada uno tienen sus manías. Y una cosa os vamos a decir, incluso si fuera por mero diverío, que más ‘Flow 2000’ que ese, cuando se estilaban las estrellas inalcanzables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contact Us

Magazine Html